Blog

Yo me cuido, tu te cuidas, ella se cuida...Por qué hacer deporte aunque no tengas alma de deportista y seas un poco vaga (o mucho).
deporte-Soy-Perfecta-Espacio-Virtual-Para-Mujeres

Por qué hacer deporte aunque no tengas alma de deportista y seas un poco vaga (o mucho).

Llegas a casa cansada después de un día duro de trabajo y aún tienes que seguir trabajando porque la casa no se limpia sola (el Rumba no cuenta), tienes que preparar la comida de mañana y algo tendrás que cenar… eso si no tienes niños o mascotas que también requieren su tiempo…


Todo lo que te apetece es tirarte en el sofá a ver un episodio (o siete) de tu serie preferida y desconectar, o leer un libro (ese que te tiene despierta hasta las 2 de la madrugada) y desconectar, o ponerte música y cerrar los ojos y
desconectar… desconectar… desconectar…


¿En serio pretendes que haga deporte después del día que he tenido? Pues sí.


Deberías hacer deporte, algo, lo que sea, un poco. Es lo mejor que puedes hacer por tu salud física y mental, y no lo digo yo (ex-vaga de libro) ¡lo dice la ciencia!


Al principio te costará horrores, sobre todo si no tienes espíritu de deportista, pero te aseguro que cuando consigas superar el periodo de adaptación (que es duro, para qué nos vamos a engañar), serás una persona mucho más feliz (y mucho más saludable por todo lo que ocurre en tu organismo sin que tú te des ni cuenta…).


No se trata de que de golpe empieces a correr 10 kms al día, ni de que vayas al gimnasio a matarte levantando kilos de peso o te metas en una clase de spinning (¿habrá cosa que me guste menos que esa?). Se trata de, quizás, calzarte unas buenas zapas y caminar a ritmo rápido media hora (o una hora si dispones de algo más de tiempo), de subir y bajar las escaleras andando, de practicar yoga (que además de trabajar la musculatura te deja como nueva), de elegir de entre las millones de personas que puedes encontrar en internet, la que mejor se adapte a tus necesidades, que te ayudan a ponerte en forma a tu
ritmo, de manera gratuita, sin necesidad de material específico y desde tu propia casa (si no te gustan los gimnasios como a mí). Oye pues visto así… ¡ni tan mal!


El deporte es salud, es que no hay más. Además, cuando empiezas a hacer deporte, casi de manera mágica, el cuerpo te pide comer más saludable y empiezas a encontrarte mejor. Y no hablo solo de la parte física, me refiero también a la parte emocional, mental… “Mens sana in corpore sano”, y es que mira algunas de las muchas cosas que la práctica de deporte puede hacer por ti:

  1. Reduce el estrés (que falta nos hace).
  2. Mejora la memoria (los rabillos de pasas parece que no son sufiente…).
  3. Aumenta la salud cerebral (se producen nuevas células que mejoran su rendimiento).
  4. Propicia el sueño (duermes como una bendita).
  5. Aumenta la autoconfianza (te ves y te sientes mejor).
  6. Mejora la creatividad (al subir los niveles de oxígeno al cerebro).
  7. Químicamente te hace más feliz (por la liberación de endorfinas).
  8. Aumenta la relajación (esa duchita después del ejercicio no tiene precio).
  9. Ayuda a prevenir enfermedades (como hipertensión, cáncer, obesidad, diabetes…).
  10. Ahorras dinero (¡tendrás menos tiempo para irte de compras!).
  11. Mejora tu vida social (si haces deporte colectivo como el “running” por ejemplo).
  12. Mejora tu aspecto físico (¡te verás más guapa!).
  13. Retrasa el envejecimiento celular (eso sí, si sales a correr o a montar en bici, usa siempre protector solar).
  14. Mejora la circulación sanguínea (ideal para prevenir esas venitas que no nos gustan).
  15. Mejora el funcionamiento intestinal (todo un alivio…).
  16. Fortalece el sistema inmunológico (que ahora está tan de moda).
  17. Disminuye la agresividad (que a veces una tiene ganas hasta de abofetear).
  18. Mejora el humor (la vida con buen humor es mucho mejor vida).
  19. Fortalece el corazón (ese tan grande que tienes).


Todo esto y mucho más…


Encuentra aquella actividad en la que creas que te puedes sentir cómoda y que te pueda gustar practicar… quizás sea jugar al padel, pasear por la sierra o montar el bici; puedes ir probando hasta que encuentres aquello que te enganche. Empieza poco a poco para no lesionarte, o morir al día siguiente por las agujetas y frustrarte (que somos muy brutas).

Yo desde hace unos años practico el running (en invierno me cuesta un poco más, lo reconozco) y hace meses he descubierto el Hiit (“Entrenamiento de intervalos de alta intensidad”) al que estoy enganchadísima (yo ex-vaga mayor), que es un ejercicio muy efectivo que requiere solo 20 o 30 minutos de mi tiempo. Hay días que digo “hoy paso…”, pero luego me animo y acaban siendo los mejores, porque esos días valen por 2. Los cambios en mi cuerpo después de 3 meses siendo muy constante empiezan a ser evidentes (me gusta además cuidar la alimentación sobre todo en épocas en las que estoy muy activa físicamente) y mentalmente estoy pletórica (y esto decirlo mientras estamos inmersos en una pandemia mundial no es poca cosa…). He probado varias opciones y os recomiendo algunas por si queréis echar un vistazo:

*Growingannanas. Esta chica es la que me tiene enganchada (además no habla durante los entrenamientos que para mí es un plus). Es adorable y te da consejos de alimentación. Eso sí, sus rutinas son bastante duras, aunque siempre las puedes adaptar. ¡Ha conseguido que haga deporte “casi” a diario!
*Gymvirtual (de Patry Jordán). Ideal para empezar. Tiene rutinas fáciles y ella es pura simpatía.
*Xuan Lan Yoga para practicar Yoga tanto para usuarios avanzados como para aquellos que se quieren iniciar.


Y tú… ¿nos recomiendas algo? ¡Cuéntanos cómo te cuidas!

Ilustración de: Yolanda Ucha Bouzada

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Carrito

“Soy Perfecta” es un mirarse mejor, un quererse más, es un creer en nosotras mismas, es un estado de ánimo, es una decisión. Y tú, ¿eres perfecta?

Redes Sociales