Blog

Colaboraciones.Arquetipos de la Diosa: Damara
Diosa Damara-Soy-Perfecta-Espacio-Virtual-Para-Mujeres

Arquetipos de la Diosa: Damara

Un arquetipo representa modos de ser y actuar que reconocemos a partir del inconsciente colectivo y que sirven como modelo para pensamientos y actitudes propias de cada individuo, de cada conjunto, de cada sociedad… El concepto fue introducido por el psicólogo suizo Carl Gustav Jung como término dentro del campo de lo psíquico. Jung aseguró que los arquetipos se manifiestan a través de nuestras proyecciones y las estructuras arquetípicas aparecen a través de formas determinadas en las mitologías, en las leyendas, en los sueños y en ciertos deseos colectivos. Son experiencias compartidas entre los seres humanos que han quedado, por su naturaleza colectiva, incorporadas en la memoria de la humanidad como patrones de comprensión de la realidad.

Me aficioné a los arquetipos como una herramienta más para la escritura en la ayuda a la construcción de personajes de mis obras teatrales al principio, audiovisuales después. Pero no lo voy a negar, también porque siempre he sido una apasionada de los mitos y las religiones del mundo, de su evolución a lo largo del tiempo y de cómo unas creencias suplantaban a otras por diversos motivos y cauces.

A medida que fui iniciándome en los caminos de la arteterapia, los arquetipos comenzaron a jugar otro papel en mi vida. Me hice consciente del gran poder que tenían para que las mujeres pudiesen reconocerse en ellos en un camino hacia el autoconocimiento y la aceptación que resultaba verdaderamente transformador. Así nacieron los talleres de “Diosas y microrrelatos” que he impartido en varias ediciones y diferentes espacios y que incluían escritura, collages, artesanía, meditaciones… Me siento muy agradecida por la oportunidad que me dan desde “Soy Perfecta” para retomar este trabajo de los arquetipos de las diosas a modo de post participativo. Gracias Sonia y Sario, os amo y el amor es, sin duda, la mayor perfección que existe.

En esta mi primera colaboración he querido hablaros de Damara, al tratarse de una diosa celta. Siempre me he sentido muy cercana a esta cultura y su mitología por su vinculación respetuosa hacia los elementos de la naturaleza. Damara es la diosa celta de la fertilidad y las cosechas. Su nombre significa gentil y se la considera protectora de los hijos e hijas. Como arquetipo, está asociada a las llamadas Diosas madres. Se la relaciona con las personas que son protectoras tiernas y feroces a un tiempo, que traen la paz y la armonía a los hogares y que son capaces de mantener la inocencia y la fe juvenil. Sus símbolos son flores y elementos verdes, especialmente pequeñas flores prendidas a una ramita de madera. Esta “varita” de madera se usaba en los rituales celtas dedicados a Damara, que tenían lugar en el mes de mayo. Con la llegada del cristianismo a Irlanda, la diosa derivó en el hada madrina de los cuentos medievales, el hada buena, con su varita de la que salían estrellas donde antaño fueron flores.

Como arquetipo para la sanación emocional en momentos pesados y tediosos, Damara nos anima a cuidar de nuestro niño o niña interior mediante el amor, el juego y la risa, estimulando la imaginación, el entusiasmo y el espíritu joven. Nos recuerda lo importante que es la armonía en nuestro hogar, tanto el interno como el externo para hacer las complicaciones diarias más llevaderas. Damara es un hada que llega del Este, como la luz de la mañana y como los seres elementales del aire. Por eso existe un ritual exotérico para invocarla que es dirigirse al Este cada día y pedir su ayuda haciendo sonar unas
campanitas y moviendo una varita hecha de madera, piedrecitas y flores.

Todo arquetipo tiene su lado oscuro y por eso hay que estar prevenidas a no ser una Damara de excesivos cuidados, sobreprotección e incluso que mima en exceso a sus hijos e hijas. Puede perder las perspectiva y dejarse “engañar” por estos, a los que podría querer complacer sin poner límites. También se asocia el lado excesivo del arquetipo con el llamado Síndrome de Wendy o de la madre sobreprotectora, madres con una necesidad imperiosa de satisfacer a su descendencia, incapaces de verles sufrir.

Es tu turno…
Como toda Hada Madrina, este arquetipo es aquella que otorga gracias y dones especiales a los recién nacidos, y continúa protegiéndolos durante toda su vida de modos diferentes, manteniendo a los jóvenes a salvo de su inexperiencia, como en Cenicienta… ¿Puedes ponernos ejemplos de otras hadas madrinas del folklore y los cuentos? Y en tu vida personal, ¿has contado alguna vez con un hada madrina? Si tuvieras que pedirle algo, ¿qué le pedirías? Te propongo que solo pidas en forma de poema y comparte el hilo de este post. Te animo a que elabores tu propia varita mágica artesanal y nos la mandes al correo de Soy Perfecta. ¡Compartiremos en nuestras redes tu #DamaraCreativa!

Ilustración de: Yolanda Ucha Bouzada

2 Comentarios

  • Sonia de la Cruz

    Qué interesante Carmen. Mis hadas madrinas favoritas son sin duda "Flora", "Fauna" y "Primavera" del cuento de "La Bella Durmiente". Me resultan tremendamente divertidas porque son algo caóticas y despistadas y eso, junto a sus coloridos vestidos y sus pequeños cuerpecitos voladores, las hace adorables. Es curioso también como Sario me recuerda a un "Hada madrina", debe ser porque la relaciono con el color verde y las flores ¡le falta la varita mágica! ;)

  • Carmen Pombero

    Sario es muy Hada Madrina por su gran corazón ;))

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Carrito

“Soy Perfecta” es un mirarse mejor, un quererse más, es un creer en nosotras mismas, es un estado de ánimo, es una decisión. Y tú, ¿eres perfecta?

Redes Sociales