Blog

No me cuentes cuentos...Esto también pasará…
corona-Soy-Perfecta-Espacio-Virtual-Para-Mujeres

Esto también pasará…


Cuenta una leyenda que, hace muchos años, el rey de un poderoso reino convocó a los sabios de su corte para pedirles que pensaran en un consejo que le ayudara en los momentos difíciles a tomar decisiones. El reto era mayúsculo, ya que el regente quería que el consejo le fuera útil en todas las situaciones y que le ayudara a ser un rey más justo, más sabio y más feliz. Ese mensaje además tenía que ser muy corto, ya que debía caber bajo el diamante que poseía el anillo del monarca que siempre llevaba consigo.


Todos los consejeros del reino se dispusieron a crear la frase más extraordinaria, pero cuando el rey las escuchaba las rechazaba todas.


Entonces, uno de sus sirvientes más fieles se le acercó y le entregó un pequeño papel doblado.

-“Majestad, no soy un sabio ni un erudito pero quiero compartir con usted el mensaje que compartió conmigo un sabio hace mucho tiempo. En este papel he escrito la frase que quizá, algún día, le sirva de ayuda. Pero no la lea ahora, guárdela dentro de su anillo y ábralo solo cuando se sienta perdido y no encuentre salida a su situación”.


Tras varios años de paz el país fue invadido y el rey tuvo que huir a caballo para salvar la vida mientras sus enemigos le perseguían. Tras horas de huída llegó a un lugar donde el camino se acababa al borde de un precipicio. El rey entonces desesperado se acordó del anillo. Lo abrió, sacó el papel y leyó la frase que poseía: “Esto también pasará”. Mientras leía aquella frase, los enemigos que le perseguían se perdieron en el bosque al errar el camino, y pronto dejó de oír el trote de los caballos. Estaba a salvo.


Tras aquel sobresalto, el rey logró reunir a su ejército y reconquistar el reino.


En la capital hubo una gran celebración que se prolongó durante varios días. El monarca quiso compartir la alegría con el anciano, a quien agradeció aquella providencial perla de sabiduría. Le contó cómo aquellas palabras le habían ayudado a no descubrir su posición y a no tirarse por aquel precipicio cuando todo parecía perdido.

El anciano en ese momento le dijo al rey:

-“Ahora, su Majestad, es el momento de volver a leer el mensaje”.


Al ver la cara de sorpresa del rey, que no entendía el motivo por el que en ese momento le ayudaría leer el mensaje, el anciano explicó:

-“Este mensaje no es solo para situaciones desesperadas, sino también para aquellas más placenteras. No es solo para cuando estás derrotado, también sirve cuando te sientes victorioso. No es solo para cuando eres el último, también para cuando eres el primero”.


El rey abrió el anillo y leyó el mensaje: “Esto también pasará”.


Entonces comprendió la profundidad de aquellas palabras.

-“Recuerda que todo lo circunstancial pasa, ya sea porque se queda atrás o porque te habitúas”, le recordó el viejo sirviente. “Solo quedas tú, que permaneces por siempre. Solo queda el cambio”.

(Anónimo)

A lo largo de nuestra vida, nos enfrentaremos a situaciones a las que no sabremos cómo enfrentarnos y habrá ocasiones en las que las circunstancias nos superarán y no sabremos cómo actuar. Quizás nos quedemos bloqueados, o caigamos en la desesperación y el desánimo.


La vida es una montaña rusa llena de altibajos y nosotros debemos aprender a enfrentarnos a las distintas situaciones con una visión más amplia, sin dejarnos arrastrar por la desesperación, observando nuestros problemas desligándolos de las emociones.


Hace unos años, en una de las crisis más importantes de mi vida, cuando me sentía desesperada y la oscuridad nublaba mi mente, una buena amiga compartió conmigo esta leyenda que anteriormente alguien había compartido con ella en un momento difícil de su vida. En ese momento esa sencilla frase me ayudó realmente, porque comprendí que hay veces en la vida que no puedes cambiar o controlar lo que va a suceder y que al final, de una manera o de otra, eso que ahora te está haciendo sufrir, va a pasar, porque nada dura para siempre… todo pasa.

Ahora, cada vez que las circunstancias me son adversas y no logro encontrar la solución al motivo de mi sufrimiento, pienso en esas tres palabras y de una manera u otra consigo recuperar la calma…


Así que, si estás pasando ahora por un momento complicado de tu vida y crees que no tiene solución, respira profundo y piensa que “ESTO TAMBIÉN PASARÁ”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Carrito

“Soy Perfecta” es un mirarse mejor, un quererse más, es un creer en nosotras mismas, es un estado de ánimo, es una decisión. Y tú, ¿eres perfecta?

Redes Sociales