Blog

Curioseando...Descubriendo a Rosemary Kennedy.
Rosemary Kennedy-Soy-Perfecta-Espacio-Virtual-Para-Mujeres

Descubriendo a Rosemary Kennedy.

Hace unos días mi hermana me mandó el enlace de un documental sobre Rosemary Kennedy y me dijo que la historia de esta mujer le había puesto los vellos de punta y que merecía ser contada en Soy Perfecta para que se conociera la barbarie a la que fue sometida.


Yo desconocía la historia, y cuando terminé de ver el documental me invadió una profunda tristeza… una vez más certifiqué que el ansia de poder de algunos es tan voraz que son capaces de pagar cualquier precio para llegar más y más lejos.


Nacida el 13 de septiembre de 1918, fue la tercera hija de los Kennedy y la primera de las hermanas. Rosemary nació con problemas mentales leves causados, al parecer, por complicaciones en el parto, debido a que sufrió una interrupción de flujo de oxígeno al cerebro durante su nacimiento ya que el médico que debía asistir el parto se retrasó y la enfermera decidió, cuando la pequeña asomaba ya la cabeza, empujarla literalmente para dentro y esperar así las dos horas que tardaría el doctor en llegar…


Aún así, Rosemary creció feliz y aparentemente sana, aunque sus padres no tardaron en notar que ella “no era como los demás”. La familia trató de criar a Rosemary como una más, y se la podía ver en paseos familiares y fiestas, radiante y siempre con su eterna y preciosa sonrisa, eso sí, siempre en compañía de algún familiar, ya que no le era permitido hablar con nadie para no desvelar el secreto que la familia intentaba ocultar a toda costa.

Rosemary permaneció en la casa familiar hasta los 16 años, para luego ser internada en el Convento Elmhurst Sacred Herat, donde vivió dos años. Allí, encerrada lejos de sus seres queridos, se volvió desafiante a las restricciones. Las monjas no podían controlarla y llamaban a la casa familiar para decir que Rosemary se escapaba para ir a tabernas y encontrarse con hombres en busca de atención, consuelo y sexo.


A su regreso al hogar familiar, las rabietas y los intentos de escaparse de casa se incrementaron. La joven empezó a sufrir ataques incontrolables de ira, que muchas veces se volvían violentos. Al mismo tiempo, Rosemary desarrollaba una figura cada vez más voluptuosa, con muchas curvas, y que llamaba inevitablemente la atención de los jóvenes.


Joseph Kennedy empezó a preocuparse, ya que pensaba que la reputación intachable de su familia, así como la carrera política de su hijo John podría verse empañada si saltaba a la luz las enfermedad de su hija Rosemary o quedaba embarazada en una de sus salidas nocturnas.


En el mes de noviembre de 1941 el patriarca del clan Kennedy programó una lobotomía para su hija. Este procedimiento se utilizaba para, según los médicos de la época, hacer más dócil a pacientes con graves problemas mentales. Rosemary tenía 23 años…

La cirugía consistía en taladrar dos agujeros en el cráneo de la paciente, insertar una espátula hacia el lóbulo frontal del cerebro, girar la espátula y raspar. El procedimiento estaba en fase experimental, por lo que la familia sabía los riesgos que asumía. Como cabía esperar, la cirugía fue un auténtico desastre y Rosemary quedó totalmente incapacitada. Nunca más volvería a caminar ni a hablar.


Internaron a la joven en un centro psiquiátrico en Nueva York durante siete años, y después, el patriarca envió a Rosemary a una institución mental católica en Jefferson, Wisconsin. Nunca más volvería a ver a su hija.


Rosemary murió en 2005, a los 86 años.


Así fue el despiadado castigo impuesto a la hija “imperfecta” por el temor de su padre a que eclipsara el brillo de su dorada familia…

———————
En EE.UU., se realizaron hasta 5.000 lobotomías por año durante la década de 1940, la mayoría de ellas a mujeres jóvenes. El “doctor” Freeman fue responsable de casi 3.000 de estos procedimientos.


Un artículo publicado en el Saturday Evening Post en mayo de 1941 elogió el trabajo «pionero» de Freeman y ofreció la esperanza de que la cirugía pudiera convertir a los pacientes que eran «un problema para sus familias y una molestia para ellos mismos» en «miembros útiles de la sociedad».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Carrito

“Soy Perfecta” es un mirarse mejor, un quererse más, es un creer en nosotras mismas, es un estado de ánimo, es una decisión. Y tú, ¿eres perfecta?

Redes Sociales